Prípiat (en ucraniano При́п’ять, Príp’iat’; en ruso При́пять, Pripyat’) es una ciudad fantasma en la zona de alienación al norte de Ucrania en la región de Kiev, cercana a la frontera con Bielorrusia.2 Debe su nombre al río que atraviesa la ciudad.

Esta ciudad es conocida porque sufrió los efectos del peor accidente de la historia de la energía nuclear el 26 de abril de 1986, cuando se produjo el sobrecalentamiento y explosión del reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernóbil, el cual emitió 500 veces más radiación que la bomba atómica que fue lanzada sobre Hiroshima en 1945. La ciudad se vio afectada por gran cantidad de radiación y debió ser evacuada.

La evacuación fue llevada a cabo por el Ejército Rojo 36 horas después del accidente, la mayoría de los habitantes fueron evacuados de sus casas para protegerlos de la enorme radiación, los animales domésticos y el ganado debieron ser dejados atrás y sacrificados para evitar alteraciones genéticas y muerte en sus descendientes.

Fue fundada el 4 de febrero de 1970 expresamente para dar hogar a los trabajadores de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernóbil y a sus familias.3 4 Debido a su estratégica posición geográfica en un clima relativamente templado y un suelo muy fértil, cerca de una estación de tren, una autopista, y por supuesto el río Prípiat, la ciudad comenzó a desarrollarse, convirtiéndose en una de las zonas más agradables para vivir de la antigua URSS. Debido a esto, la población en sólo 16 años creció hasta más de 40 000 personas. La construcción de la ciudad fue llevada a cabo por el Partido Comunista de la Unión Soviética, mientras Leonid Brézhnev era el presidente.

La ciudad se extendió y las primeras personas en habitarla fueron los constructores, que ganaron experiencia, junto con varios políticos soviéticos de todos los extremos de la URSS.

Prípiat estaba compuesta por varios microdistritos (vecindarios), con un radial atravesando el centro de la ciudad. En la ciudad, los constructores añadieron numerosas señales y paneles luminosos, que fueron acompañados también de decoraciones de cerámica en las fachadas de los edificios. La belleza de la ciudad tenía que ser fundamental para los trabajadores de la central, y por eso se contrataron arquitectos soviéticos progresistas que pudiesen visualizarlo. Los sitios más hermosos de la ciudad eran la entrada, el Centro Cultural Energuétik, el Edificio de Administración, el Café Prípiat (que se encontraba cerca del río), y en el centro de la ciudad, el Bulevar Lenin. La creatividad era aprovechada por los arquitectos ciudadanos que la incorporaban al paisaje de la ciudad.

A diferencia de las ciudades de importancia militar, el acceso a Prípiat no estaba restringido antes del desastre. Antes del Accidente de Chernóbil, las centrales nucleares eran vistas por la Unión Soviética como más seguras que otros tipos de centrales eléctricas, y fueron presentadas como un logro de la ingeniería soviética, donde la energía atómica era utilizada para proyectos pacíficos. El eslogan “Átomo Pacífico” (en ruso: мирный атом, mirny átom) era popular en esos tiempos. Inicialmente la construcción del complejo estaba prevista a sólo 25 km de Kiev, pero la Academia Ucraniana de las Ciencias, junto con otros órganos, expresaron su preocupación a que la central estuviera tan cerca de la ciudad, por lo que la planta y Prípiat fueron construidas en su actual localización, a unos 100 km de Kiev. La ciudad de Prípiat fue evacuada al tercer día del desastre de la planta nuclear.

Desarrollo urbano[editar]

En febrero del 1970, al inicio de su construcción, los oficiales llegaron a la conclusión de que la mayor parte de los 10.000 habitantes que tuvieron inicialmente eran de Kiev, y pensaron en que para que los nuevos pobladores se sintieran más como en casa, plantaron un arbusto de rosas por habitante, así que para 1986 la ciudad tenía unos 50.000 arbustos de rosas aproximadamente.

Las primeras vías urbanas se llamaron Avenida de los Entusiastas y la calle de la Amistad de los Pueblos. A finales de 1985, la ciudad disponía de un centro cultural, una biblioteca, un cine, un hotel, una escuela de arte con una sala de conciertos, instituciones médicas, escuelas de formación profesional, una escuela técnica de ingeniería llamada Kúibyshevsk, instituciones domésticas, comedores, cafeterías, tiendas y más de diez guarderías.

La ciudad también tenía una zona más cercana a la central en la que los empleados al salir podían relajarse y hacer picnics con sus familias e incluso se hacían competiciones entre los empleados. Prípiat era un sitio de recreación en el que vivían habitantes con una media de 30 años. Los constructores se empeñaron enormemente en los jardines de infantes y las instalaciones deportivas. Pero sobre todo prestaron atención a la media de edad ciudadana y pudo comprobarse que de los primeros habitantes la mayoría no eran mayores de 26 años. Más de 1.000 bebés nacían cada año en Prípiat, por lo que era muy habitual ver a las madres casi todos los días con sus niños.

Según los planos maestros del desarrollo de la urbe, se suponía que alcanzaría al menos 80 000 habitantes, se esperaba que la ciudad atómica fuese una de las más bonitas de toda Ucrania. Durante su mejor época, era conocida en la Unión Soviética como «la ciudad del futuro», pues era una ciudad planeada que contaba con amplias avenidas, edificios de hasta 16 pisos de altura, abundante vegetación, una media de edad de 26 años y casi inexistentes índices de criminalidad.5 Además, el gobierno municipal tenía en marcha planes de expansión y mejora, que incluían la construcción de una torre de televisión, un hotel, dos centros comerciales, pabellones deportivos, cines y otro palacio de la cultura.

Los órganos de distrito de la RSS de Bielorrusia y RSS de Ucrania y de la defensa civil recibieron el informe sobre la explosión y fuego en la Central Nuclear de Chernóbil temprano en la mañana del 26 de abril de 1986. Varias horas después, el personal de defensa civil de la RSS de Ucrania se desplegó en la ciudad. Los militares colocaron cordones y prohibieron la entrada para todos los vehículos de transporte, con excepción de los camiones de servicio. Por la tarde se organizó el control constante del estado de la radiación en Prípiat y alrededores. Los niveles más altos se concentraban en el oeste de la central, pero la difusión de la contaminación radiactiva fue más bien insignificante, por el poco viento. El personal de Defensa Civil estaba preparado para la evacuación de la ciudad, aunque sólo el gobierno de la URSS era capaz de tomar esa decisión, que no se llegó a producir hasta pasadas 36 horas del accidente. Las autoridades soviéticas, al mando de Mijaíl Gorbachov, aseguraron a la población que podían continuar con sus vidas normales. Incluso las escuelas de Prípiat abrieron sus puertas y recibieron a los niños de forma habitual.3

Por la noche, el nivel de radiación en Prípiat superó el fondo natural en 600 000 veces (0,1 mSv/h). Aunque la situación de la radiación no causaba alerta, los físicos de la Comisión gubernamental recomendaban evacuar a los habitantes, ya que no podían juzgar con confianza sobre el estado de la zona del reactor activo y un mayor desarrollo del accidente. Cerca de las 22:00 la Comisión llegó a la conclusión de comenzar la evacuación al día siguiente. Se contactó a las organizaciones de transporte en Kiev, que organizaron una entrega más de dos mil autobuses, que llegaron por la noche. Las autoridades civiles locales de los asentamientos circundantes se prepararon aceptar de los evacuados.

Durante el sábado 26 de abril, no se hizo la advertencia oficial a la población local acerca de la necesidad de estar en sus casas. No se organizó tampoco la difusión de tabletas de yoduro de potasio ni la de los respiradores para los niños, ya que no eran suficientes.

A las 7 de la mañana del domingo, el presidente de la comisión gubernamental confirmó una decisión sobre la evacuación de la población de Prípiat. A las 10:00, se reunió con autoridades de la ciudad y les dio instrucciones para la preparación de la evacuación, que estaba prevista a las 14:00. A las 13:10 el corto mensaje oficial a los habitantes fue enviado por la radio en el que se les comunicó que se habría producido una «situación insatisfactoria de radiación» y que como medida de seguridad se había decidido evacuarlos por tres días. Las autoridades contaban con 2.700 autobuses, 15 barcos, dos trenes y 300 camiones, sumado a alrededor de 9.000 personas que se habían ido en sus vehículos particulares.

A las 14:00, el primer autobús cruzó el Bulevar Lenin, y para las 17:00 la ciudad estaba desierta. A las 18:20, la policía revisó todos los apartamentos y contaron a 20 personas que rehusaron a ser evacuadas, cuyos cadáveres fueron hallados semanas después. Los evacuados fueron colocados en familias de las ciudades y aldeas de los distritos contiguos.

Se previó la evacuación para unas 44 600 personas, pero el número real fue menor debido a que algunos ya habían abandonado la ciudad o se habían ido a otro lugar en fin de semana. Sin embargo, las autoridades informaron a la población de que no había necesidad de llevar nada consigo, excepto documentos y alimentos para el viaje, ya que regresarían a sus casas «en tres días».3 Según la fuente oficial de información, los vehículos de transporte fueron suficientes y la evacuación fue relativamente fácil.

El 28 de abril de 1986, la defensa civil de la RSS de Ucrania se ofreció a crear en torno a la central una zona de exclusión de 10 km.

El 2 de mayo, los líderes del gobierno llegaron de Moscú. El presidente del Consejo de Ministros de la URSS N. Ryzhkov, que podría atraer el potencial industrial de la URSS en busca de ayuda, organizó el grupo en la operación del Buró Político del Comité Central del PCUS para la gestión de las obras en el ámbito nacional. En ese momento era posible tomar decisiones de principio, por las organizaciones de las obras necesarias y que será la aportación de las diferentes organizaciones de la URSS para la mitigación de las consecuencias del accidente.

Ese mismo día se aceptó la decisión sobre la evacuación de la población de un radio de 30 km alrededor del reactor, que se completó el 7 de mayo. Esa fue una operación que requirió el transporte de miles de personas y animales. La zona fue vallada y desde entonces el acceso está estrictamente restringido. Aunque hoy en día prácticamente nadie vive ahí, un cierto número de personas se turnan para trabajar en la Central Nuclear de Chernóbil, haciéndose cargo de las tareas de descontaminación del territorio e investigaciones científicas. Algunos habitantes evacuados más tarde volvieron secretamente a sus casas. Según los informes, algunas personas han obtenido el permiso de retorno, en la parte menos contaminada de la zona.

(Fotos de Michael Day)

room-culture_2161229k

hotel-window_2161233k

hospital-rota_2161216k

sculpture_2161212k

hotel-newspaper_2161209k

hsopital-exam-room_2161208k

lift-shaft_2161206k

sports-hall_2161227k

soviet-murals-cult_2161231k

store-mannequin_2161232k

hospital-bike_2161218k

dodgems_2161215k

playground_2161217k

sports-hall-2_2161221k

main-square_2161228k

pripyat-sign_2161220k

lecture-hall-cultu_2161226k

boxing-ring-cultur_2161222k

government-escort_2161219k

hotel-reception_2161225k

Comentarios

Comentarios